Ver perfil

¿Has presentado el IVA? Pues ya vas tarde

Emilio Cano
Emilio Cano
Cuando pones varias fotos en una newsletter de REVUE la que aparece en la web es la primera. Eclesiastés 4, 9-12.

Café de cafetera ☕️
Hace poco un oyente costarricense me hizo llegar café de su país, y tuve que comprarme una cafetera italiana para poder probarlo. Con 46 años he hecho mi primer café en cafetera y ahora estoy encantado porque he descubierto un nuevo mundo donde puedo aprender cosas excéntricas y gastar dinero. No es que ahora reniegue de Nespresso, porque en esta vida hay que ser coherente. Nespresso es caro (siempre lo ha sido), Nespresso no es muy ecológico (aunque TODAS mis cápsulas usadas han sido recicladas en la tienda Nespresso desde que ésta abrió en Murcia) y Nespresso es MUY cómodo en el día a día. Pero hay cierto romanticismo en decirle a ella ❤️ una mañana de sábado “Buenos días, he hecho café” y que te lo agradezca con una mirada medio ensoñiscada medio enamorada, y no pienso renunciar a eso.
Nada de Apple 🍎
Si pensabas que ibas a leer aquí esta mañana algo sobre la presentación de Apple de ayer, te equivocas por completo. Las semanas en las que hay presentación de Apple son muy estresantes para los que nos dedicamos a seguir el día a día de la empresa de Cupertino máxime cuando, como en mi caso, no te dedicas a esto como actividad principal, sino que tienes que tratar de ponerte al nivel esperado en el tiempo que te deja libre tu trabajo habitual y el resto de obligaciones familiares. Esta semana esta newsletter la he escrito con mucha anticipación para poder tener tiempo a todo, así que si quieres saber de mi boca qué ha pasado, tendrás que escucharme en mi podcast Emilcar Daily (búscalo en tu app de podcasts o aquí).
Cuando hacíamos COU 📚
Me vais a perdonar pero no es lo mismo haber estudiado PREU o COU que hacer algo tan vulgar como segundo de Bachillerato, y no me refiero al contenido del programa de estudios. Que en España el curso académico previo a la entrada a la Universidad tuviera una denominación distinta a los otros cursos le daba un plus de exclusividad y snobismo respecto al resto de alumnos del instituto. Los de COU no nos sentíamos como alumnos de instituto, sino como ya alumnos de universidad que de momento seguíamos en el instituto, regalando nuestra presencia al resto de polluelos, iluminándolos con nuestra singularidad. En ese año peinados imposibles y ropas estrambóticas surgían por los pasillos, como muestra de esa liberación mental que nos había llegado durante el verano: soy distinto, me preparo, yo ya pienso en mi futuro, en las próximas voto, me saco el carnet del coche, estoy decidiendo a qué me quiero dedicar, tuteo a los profesores, leo poesía. El resto de alumnos, cuando te veían en la cantina con un aspecto como de recién salido del Soho neoyorkino de los 80, sorprendidos y maravillados, sólo alcanzaban a musitar: “Es de COU”. Ellos, excéntricos y con esa carrera de hormigas que llamaban perilla; ellas, con tanta personalidad y con ese plus de madurez… Todo eso se ha perdido. Ahora vas a un instituto y los alumnos y alumnas de segundo de bachillerato llevan el mismo chandal que cuando iban a primero.
Series TV 📺
Rocío y yo empezamos a ver Gypsy en Netflix pero la hemos dejado, porque no soporto ver series donde los personajes se ponen en evidencia, toman decisiones erróneas una tras otra y se dedican a engañar cutremente, de forma que los pueden pillar en cualquier momento. Es superior a mis fuerzas. Así que nos hemos ido a la segunda temporada de Breeders en HBO, una gran serie (comedia dicen ¡JA!) pero un trago amargo de cojones si tienes hijos; pero mira, a lo mejor algo aprendemos y Dios quiera que no tengamos oportunidad de aplicar tal conocimiento. También hemos empezado Calls en Apple TV+ y todavía no hemos digerido el primer capítulo 😱. Yo por mi cuenta estoy con la segunda temporada de For all the mankind en Apple TV+ y viendo a ratos The Office (la americana, en Prime Video) por primera vez en mi vida 🤷🏻‍♂️
Vacaciones 2021 🏖
Como cada año, la familia Cano Arregui se asoma al vacío del mes de vacaciones de verano, algo que realmente es un privilegio pero que para nosotros y para otros muchos es un auténtico dolor de cabeza. Ya lo dice el refranero español: “La suerte de la fea, la guapa la desea”. No queremos estar constantemente arriba y abajo, haciendo y deshaciendo maletas de cinco personas, pero invariablemente eso es lo que acaba ocurriendo 🤷🏻‍♂️: estos días con tus padres, estos con los míos, estos otros a nosequé sitio del nosequé monte y, por fin, los últimos días en CASA para DESCANSAR de verdad. Cada vez que llegamos a este punto me acuerdo de mi amigo Ramiro, quien sufría el mismo problema cada verano: un mes larguísimo por delante y familia de uno y otro lado preguntándose cuántos días vais a pasar con ellos y por qué son tan pocos. Ramiro solucionó el problema comprando para sí una segunda vivienda en un resort vacacional venido a menos por la crisis. Le salió barata y ahora tiene un destino propio “obligatorio” que le permite escaparse de las presiones familiares. No es mala solución pero es la sublimación del privilegio: este problemazo del primer mundo que tengo (30 días de vacaciones seguidos) lo soluciono comprándome una segunda vivienda.
Y lo de los gusanos 🐛
El sábado por la mañana publiqué una encuesta en Twitter para preguntaros sobre la presencia de gusanos en esta newsletter. Rompí Twitter y la encuesta no funcionaba. El domingo la volví a poner y la respuesta fue clamorosa: 66% vs 33% queréis acompañarme en este valle de lágrimas. Como podéis ver en las fotos, la cosa está a punto de eclosionar, así que os recuerdo lo que va a pasar: van a salir decenas de mariposas (un nombre inadecuado para el horror que emergerá de esos capullos), se van a poner a copular y lo van a llenar todo de huevos ínfimos y del espantoso líquido ocre que generan por sólo Dios sabe qué motivo. Al final tendremos varias cajas llenas de cadáveres, capullos vacíos y huevos pegados por doquier, incluso sobre los cadáveres, algo existencialmente poético pero una auténtica hez fecal. Sacaremos como podamos algunos huevos que sean fáciles de extraer y todo volverá a empezar. El ciclo sin fin. Literalmente.
Tres cajas repletas de repugnantes capullos amarillos a punto de eclosionar horror.
Tres cajas repletas de repugnantes capullos amarillos a punto de eclosionar horror.
Y ya está
Para terminar hoy os cuento que he creado una opción de pago para esta newsletter por un eurazo al mes que te da algo más (poco) aparte de la edición habitual de cada miércoles. Haz click aquí para ver las condiciones y aunque no te suscribas por lo menos te ríes con lo que he escrito para convencerte de que lo hagas 😉
Don’t miss out on the other issues by Emilio Cano
¿Te ha gustado? No
Emilio Cano
Emilio Cano @emilcar

No hay descripción que pueda explicar de qué va esta newsletter mejor de lo que lo hace el título.

You can manage your subscription aquí
Si no deseas recibir más este boletín, por favor, date de baja aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.